23 de diciembre de 2011

Hipócrita


Hipócrita by Diana Harlu Rivera on Grooveshark 
 
 

-¿Sabes qué es lo único que no me gusta de estos eventos?-le preguntó una voz chillona, quejosa y que sonaba bastante hastiada. Su locutora era impaciente, odiaba esperar; pensaba, erróneamente, que era demasiado buena como para aguardar a cualquiera y exigía, de manera muy poco cordial, que siempre se le entregara todo lo que pedía en el momento en el que lo deseaba, no antes ni después. Hija única de un matrimonio ruso, no era muy tolerante con los demás y le costaba ser empática con otros; criada como "la niña de mami", tenía serios problemas enfrentándose a la frustración.

-¿Qué?-inquirió su oyente, sonriendo de manera abierta y simpática mientras se cruzaba de brazos, de espaldas a la multitud.

-Que son horriblemente aburridos-espetó Annya Nikova, resoplando a través de sus labios pintados de color rojo encendido. Inmediatamente, su compañera, Frances Umbrose, sonrió para ella, sabiendo bien que estos no eran los ambientes que le agradaban a su querida Anny.

-¿Y por qué venimos entonces?-inquirió la pelirroja, quien desde un principio se había mostrado reticente a acudir a aquella premiación en donde no tenía lugar. Ella no manejaba ningún instrumento musical, raramente llegaba a cantar y la música le gustaba pero únicamente de oído. De esa manera, no comprendía cómo era que la habían invitado a asistir al evento. Sabiendo esto de antemano, Annya observó a su compinche favorita con una mueca de complicidad.

-Recuerda que venimos...-

-Buscando a Tom-completó Umbrose la frase de la rusa, resoplando ella esta vez. Ese dichoso Tom ya la tenía harta; Annya no sabía hablar de otra cosa que de él, todo el día-¿Y no pudimos irlo a buscar a un lugar más animado?-

-Con eso de que frecuenta mucho las fiestas...-se quejó la modelo de cabello castaño miel. Si había algo que aborreció del mayor de los hermanos Kaulitz desde que ambos se conocieron, era que él no frecuentaba los clubs nocturnos ni cualquier tipo de celebración que incluyera baile o alcohol. A pesar de que le gustaba tomar, no había tenido muy buenas experiencias en el pasado en esa clase de sitios y prefería abstenerse de que lo vieran en ellos. Las veces que llegaba a acudir a aquellos lugares, era rodeado de su selecto grupo de allegados, conformado por su banda y sus mejores amigos, para alojarse en salas V.I.P. cerradas.

-Ya veo-suspiró Frances, comenzando a aburrirse también de estar ahí parada. Durante un momento, ambas modelos se quedaron en silencio, observándose una a la otra con expresiones neutrales en sus rostros hasta que ambas rompieron en carcajadas-No sé qué harías sin mí-

-Tú eres la que se moriría sin mi magnífica presencia-respondió Annya. Umbrose, inocentemente, pensó que su mejor amiga estaba hablando en broma; lo que no sabía era que Nikova se tomaba a sí misma tan enserio que se concebía como "indispensable" dentro de las vidas de los demás.

Desde el primer momento en el que Annya Nikova, la súper modelo rusa de ojos colosalmente llamativos y cuello esbelto, hubo fijado sus ojos en la delicada Frances Umbrose, un sólo pensamiento cruzó su mente: tenía que deshacerse de ella. Acostumbrada a competir desde su nacimiento, dado que su madre tenía un afán por crear una especie de "perfección" de hija, la rusa tenía muy claro que siempre, en toda ocasión y lugar, había que ganarle a los demás en todo lo que se emprendiese, al costo que fuera necesario. De esa manera, se había iniciado en el modelaje, en un intento de demostrar la superioridad de su belleza de ascendencia americana.

Siendo muy pequeña, "Anny" se inició en el mundo del modelaje, apareciendo en catálogos infantiles, comerciales televisivos y publicidad impresa. Estaba acostumbrada a una excesiva atención y le encantaba; era por esto mismo que no toleraba mucho no ser el centro de la atención de los demás y era capaz de eliminar a quien fuese necesario para seguir siendo la estrella más brillante del firmamento. Cuando la hipnotizante Frances apareció en escena, con sus brillantes ojos verdes que dejaban sin aliento y su cabello pelirrojo que llamaba la atención a la primera, Nikova supo que tenía que deshacerse de ella de dos maneras: eliminándola como había hecho con otras modelos, aplastando su carrera, o haciéndose su amiga y su aliada.

Decidiendo que la carrera bien estructurada de Umbrose era demasiado difícil de derribar y que dado su personalidad naturalmente cohibida y cautelosa resultaba muy difícil crearle un escándalo, la morena decidió que la única manera posible de borrar a la australiana del mapa era haciéndole creer que era su amiga y confidente, cerrándola para que no pudiese establecer contacto con nadie más y así, introducirla en el vicio de las drogas y el alcohol, del cual jamás podría escapar. Decidida a no fallar en su objetivo, Annya había realizado sus mejores actuaciones en presencia de la pelirroja, jurándole amistad eterna, proclamando que "eran como hermanas" y haciéndole pensar que realmente se preocupaba por ella.

Noche tras noche, ambas modelos desaparecían en la ciudad, metiéndose a toda clase de fiestas, bares, clubs y eventos que pudieran encontrar, para salir hasta la punta de su cabello más fino empapadas de alcohol. Nikova, que era de carrera larga, se sorprendía al ver a Umbrose tomar copas y copas sin que siquiera se le distorsionara el habla. Para su enfado, las drogas le hacían efecto nulo y no parecía sufrir de resaca o vomitar cuando llegaba a ingerir demasiado alcohol; por el contrario, se sentía más estimulada y esto la hacía comportarse extrovertida, llamando la atención de más hombres de los que Annya quería mas la rusa sabía que, tarde que temprano, la australiana sucumbiría. En espera de ese momento, aguardaba clamándose "su protectora".

-Aha...-musitó la voz de Nikova, observando con sus iris color hierba a un sujeto de trenzas negras-Ya llegó-


2 comentarios:

Zaybet dijo...

Ayyyy hijita de la chinita… ya decía yo que esto no iba a parar en nada bueno…

●•Scarlëtt•● dijo...

¡No, no, no! ¡Pero si las hipócritas abundan!...

Bueno, de la linda "Anny" qué se podía esperar, sino eso...

Muy bueno!


Besos!


S.K