17 de febrero de 2012

Ultimatum


Ultimatum by Diana Harlu Rivera on Grooveshark 
 
 

Acabadas todas sus compras pendientes, y resuelto el asunto en el que cual Frances Umbrose había implicado amablemente a su cuñada, Alice Project; la criatura de largo cabello pelirrojo y delgada complexión se sentía tan viva aquella noche que ni siquiera lo pensó dos veces cuando vio el tremendo muro de metal que pertenecía al sistema de escaleras de emergencia del edificio donde vivía. 

Un movimiento a la vez, se fue encaramando en el enorme enrejado con todas sus bolsas cargando por la espalda; consciente de que nadie la observaba, se desplazó como centella entre los huecos que fue encontrando, como si escalara una enorme montaña, hasta subir todos los pisos hasta el correspondiente a su hogar. Una vez ahí, se colgó audazmente del reborde de una de las ventanas, pues sabía bien que Dorian la escucharía si entraba por el recibidor, que era donde se encontraba la entrada al sistema de escaleras de emergencia, que si se metía por uno de los enormes ventanales de diáfano cristal transparente. En un movimiento, abrió de forma ágil el pestillo que mantenía cerrada la superficie cristalina y se introdujo con la gracia de un minino, colocando un pie a la vez en el suelo alfombrado debajo de ella.

-Buenas noches, Scarlett-la saludó una voz que la dejó completamente helada.

-¿Qué hay...?-contestó ella, temerosa, girándose poco a poco. Ahí, frente a ella, acomodado en uno de los sofás, se encontró a su hermano mayor, con el torso completamente desnudo, enfundado en su pantalón de pijama.

-¿Qué hacemos aquí tan noche?-quiso saber el mayor de los hermanos Umbrose-¿Otra vez venimos de la casa de esos gemelitos que tanto te gustan?-

-Para empezar, no me gustan los dos-repuso la humanoide con franqueza, una risa traviesa se le escapó de entre los labios, ante lo cual su hermano la miró disgustado-Es uno y se llama Tom. Además, ¿Quién dice que estaba con él? Andaba en... otros lados-

-¿Ah sí? ¿Con quién, si le marqué a tus amistades más cercanas y no estabas en ninguna fiesta? A eso súmale que una de tus compañeras de Elite me hizo el enorme favor de revelarme que te habías salido de una reunión como bólido...-expresó Dorian, estirándose hacia el frente en el sofá, haciendo crujir sus articulaciones fabricadas a partir de fibra de carbono-¿Teníamos algún compromiso urgente?-

-No hoy...-confesó la pelirroja, antes de comenzar a reírse con su hermano-¡Además! ¿Por qué siempre que no me encuentras asumes que estoy con Tom o con su familia? ¡Podría estar en otros lados! Sola, tal vez, o en Astrella-

-A otro perro con ese hueso...-le contestó el humanoide de cabello castaño y mirada seria-Mínimo tendrías que preocuparte por presentárnoslo primero... así por lo menos contaría con una idea aproximada de la clase de humanos que frecuentas-

-¿De qué estás hablando?-quiso saber la ahora temblorosa criatura, misma que aún permanecía de pie frente al sofá en el que su interlocutor se hallaba acomodado.

-A Lexie le encantaría conocerlo, ten eso por seguro-afirmó el hombre, bastante entretenido por la manera en la que a su hermana menor se le había borrado la sonrisa del rostro apenas comenzó a darse cuenta de los planes de él-Aparte de que a Alexei y a mí nos agradaría ver quién persigue con tanta insistencia los huesos de nuestro mayor tesoro-

-Cualquier que te escuchara hablar así diría que ustedes dos son todo un amor...-se quejó Frances, sabiendo bien que aquello útlimo tenía su parte de verdad y de mentira: el sueño más grande de Dorian era que su hermana menor se comprometiera con su mejor amigo, Alexei Rose.

-Lo somos-sonrió el humanoide de manera petulante-Entonces, ¿Sí o no?-

-Por supuesto-contestó la criatura de manera precipitada. Si había algo que la menor de los Umbrose deseaba desde el primer día en que comenzó a salir con Tom, era que su hermano mayor diera su aprobación para aquella extraña relación incipiente-Cuando quieras-

-¿Qué tal la próxima semana?-ordenó más que propuso el hombre, sonriendo abiertamente puesto que sabía que en aquella situación, él tenía el control-Vamos a jugar tennis-

-Claro... escoge un deporte en el que tú y Alexei no sean eminencias...-se burló la pelirroja, cruzándose de brazos. Ante semejante expresión, su hermano no pudo evitar sonreír puesto que, a pesar de lo humilde que podía ser, al humanoide le enloquecía poder demostrar su excepcional superioridad sobre los demás.

-Suena a una tarea difícil...-se burló Dorian, poniéndose de pié-No te voy a dar muchas opciones, Scarlett. Recuerda que eres tú la que tiene la espalda contra la pared-

-Gracias por recordármelo-replicó con un poco de enfado la criatura, viendo cómo su hermano se ponía de pié.

-No hay de qué-contestó éste entre risas-Me voy de vuelta a la cama. Te veo mañana...-

-No cuentes con ello-lo contrarió la pelirroja-Voy a estar bastante ocupada. De hecho, sólo vine a recoger unas cosas-

-Entonces, que te vaya bien en donde quiera que andes a estas horas de la noche... señorita ocupada-le sonrió él de manera afectuosa, por primera vez desde que había llegado al departamento-Recuérdalo, la próxima semana...-

-Que descanses, Dorian-le contestó ella, un tanto fastidiada por el recordatorio. Tom no se la iba a acabar cuando se enterara de la noticia. 

En silencio, fue observando cómo su hermano mayor se iba perdiendo poco a poco en la negrura del pasillo que llevaba a las habitaciones de cada uno de los humanoides, silbando de lo más campante. Ella, mientras tanto, se descubrió a sí misma asustada por la situación que acababa de presentársele; sin embargo, decidió no prestarle atención hasta el día siguiente, dispuesta a no arruinar su misión primordial, misma que la había llevado a aquél lugar en primera instancia.


1 comentario:

●•Scarlëtt•● dijo...

Tsssssss... Bien salvaje el hermano :S Ja! con los twins Bill era el espantado... aquí es Carlie xD