1 de agosto de 2011

Prefacio


MusicPlaylist
Music Playlist at MixPod.com
 
 
 ...


"Al parecer, la dignidad de la vida humana no estaba prevista en el plan de globalización"

Ernesto Sábato

...


-¿Están listos?-preguntó la doctora Blair, revisando los tanques de cada uno de los seres que había dentro de ellos. Como suponía, todos eran de belleza exquisita y, naturalmente, sobrehumana. Era una característica de la especie.

-Supongo que sí-se aventuró a pronosticar el doctor Vo, encargado del proyecto hacía años atrás. Finalmente, después de todos los obstáculos a los que había tenido que hacer frente, vería un resultado-Las pruebas preliminares comienzan mañana-

-¿Qué sabe Watts de ellos?-inquirió Blair, revisando uno a uno los enormes espacios cilíndricos llenos de ese líquido color azul brillante, en el cual flotaban los cuerpos de las criaturas; indemnes a todo.

-Nada. No permito que él o sus asistentes se acerquen a al laboratorio-respondió Vo, caminando detrás de Blair. Ahora comprendía, años más tarde, cuál era aquella falla en ella que se había mencionado tanto en las juntas anteriores; cuando ella aún seguía dormida.

-Yo he visto a los suyos-comentó Blair, ondeando su largo cabello tras de ella; la luz de los tanques iluminando el resplandor rojizo de aquellos lacios mechones-¿No tienes miedo? Escuché ya sus objetivos-

-Yo también-replicó el hombre de cabello negro entrecano, sintiéndose profundamente ofendido por el comentario de la mujer de piel de porcelana y mirada de pistola. Si ella supiera… si ella supiera lo que todos en Astrella conocían pero pretendían ignorar, entonces comprendería el por qué de la rivalidad que sostenían él y Anderson.

-¿Ya les pusiste nombre?-

-Ya-respondió Vo, haciendo que la mujer girara su rostro de rasgos hermosos hacia él; sorprendida-No creíste que iba a ser un padre desnaturalizado con ellos-

-Tal vez yo no, pero Priscilla sí-comentó Blair, hiriendo a Vo en un punto que ella conocía muy bien. Creación contra creador. Clásico en Astrella.

-¿Tenías que sacarlo a colación?-preguntó ahora él, rasguñando con sus diminutas uñas el tanque de cristal líquido donde estaba su primera creación; aquél que impulsó el nacimiento de todos los demás.

-Ella me lo comentó hace mucho tiempo, cuando aún era pequeña. Cuando todavía tenía memoria-le recriminó Blair a Vo, con su voz fría e imparcial convertida súbitamente en un tono hiriente y amenazador.

-Sabes que fue necesario-contestó el doctor Richard Vo, pensando en dónde estaría su Priscilla ahora-No lo hubiera hecho si hubiera podido evitarlo...-

-Podías-insistió Blair. Volviéndose completamente hacia Vo-No quisiste-

-No pude-

-Olvídalo-le espetó Blair a Vo, levantando una de sus delgadas manos hacia él. Una vez que la piel gélida y pálida de Blair tocó a Vo en su frente arrugada, él olvidó todo recuerdo acerca de los últimos minutos de esa conversación.

-Supongo que sí-repitió Vo-Las pruebas preliminares comienzan mañana-

-Excelente-murmuró Blair dedicándole una intensa mirada a una de las criaturas en específico.

Alrededor de veintitrés años, cabello negro carbono y piel blanca como la nieve. Los labios rosados del espécimen se curvearon involuntariamente en una sonrisa, sin saber lo que le esperaba; el destino que aún sin que ella supiera le habían preparado. Del ojo de Alexis Blair resbaló una lágrima que rodó insensible hasta resbalar por su barbilla. Con un rápido gesto de la mano, la atrapó antes de que siquiera atravesara la mitad del aire en su trayecto hacia el suelo, mientras maldecía aquél destino que le había tocado a ella; uno muy similar al que le esperaba a los habitantes de los tanques.

Al otro lado del planeta, en un lugar de Alemania llamado Berlín, un chico de cabello intensamente negro se removía en su cama bañado en sudor...


...

-Toma mi mano-le pedía la mujer del sueño, parada sobre un balcón en un edifico que él desconocía por completo. Sus ojos eran intensamente azules y su piel pálida le daba el aspecto de una muñeca de porcelana fina.

-No puedo-susurró él con una sonrisa involuntaria en sus labios que se abrió como un abanico en el momento en el que ella le sonrió primero. La creatura frente a él se bajó de un brinquito de nuevo hacia tierra firme y caminó de forma parsimoniosa hacia Bill, encantándolo con su fascinante imagen.

-¿Confías en mí?-le preguntó la mujer abrazándolo por la cintura. Contrariamente a lo que primero pensó, no se sentía extraño en sus brazos. Al contrario, se sentía placenteramente nervioso.

-Siempre-respondió el hombre de manera automática. Sin pensarse siquiera la respuesta.

...
En ese momento, el pelinegro despertó y se dio cuenta de que estaba gritando frenéticamente. Su hermano también se levantó en ese mismo momento y corrió hacia la habitación de su gemelo a ver que le pasaba.

-¡ALICE!-gritó Bill Kaulitz levantándose de un brinco en la cama.


2 comentarios:

●•Scarlëtt•● dijo...

¡Santa cachucha!...

Esto se ve que va a estar súper interesante… ¡Ya quiero el primer capítulo, Harl!... ¡Waaaaaaaaaaa! Mi novio: preciosos mechones negros sale aquí!...¡Ay, mi vida! Ya lo extrañaba… Me dejo muchas cosas medio revueltas, pero bueno…ese es el punto de todo esto…

¡Sube más!...

Ya, ya, ya… me voy, antes de que la histeria se apodere de mí
Muy bueno

Un beso


S.K

Zaybet dijo...

Imagina que tengo tres hojitas de listas de humanoides por doctor y que mientras leía la miré como cuatro veces. xD

Con esto doy iniciada mi lectura de este ff