30 de noviembre de 2011

Escalofrío


Escalofrío by Diana Harlu Rivera on Grooveshark 
 
 

Aquella noche, después de tantas esperas e inseguridades, Tom Kaulitz bajó solo de su aerodeslizador; por supuesto, trayendo detrás de su flamante Audi del año los aerodeslizadores del resto de sus amigos, los cuales, graciosamente, fueron bajando uno a uno de los aeros que los habían transportado a uno de los eventos más exclusivos de aquella noche. Ante las miradas atónitas, envidiosas y hasta de odio de algunos de los presentes, se fueron abriendo paso hasta que llegaron a la entrada del lugar, en donde de inmediato no sólo los recibieron con bombo y platillo, sino que también les asignaron una de las mesas vecinas a las de Lagerfeld.

Vestuario de Frances
Ahí sentado, el guitarrista de Tokio Hotel apenas y pudo dar crédito a sus ojos cuando la vio aparecer ahí, ataviada en un ajustado vestido de rayas naranjas sobre un fondo negro, el cual parecía estar hecho de algodón elástico. Con unos tacones que hacían juego, se veía impresionante a lo lejos, llamando la atención de todas las personas con las que se encontraba. Boquiabierto, a Tom le pareció que ella venía saliendo de uno de sus sueños y no de cualquier esquina del salón. Al darse cuenta de esto, los amigos del mayor de los hermanos Kaulitz, especialmente Andreas y Fabiho, se dedicaron durante los siguientes cinco minutos a darle lo que ellos denominaban "coraje moral".

-Corre-fue lo único que atinó a decir Klaus, su brazo en torno a los hombros de Phoebe, quien únicamente se reía del espectáculo masculino que tenía frente a sí. Haciendo caso a su consejo, el músico no se tomó ni cinco minutos más para volver a pensar las instrucciones que uno de sus mejores amigos en el mundo acababa de darle. Decidido, avanzó a lo largo del salón, atravesándolo a pesar de las miradas que se iban clavando sobre él. 

Dorian
-¿Disculpe?-la llamó, estando a pocos pasos de ella. De espaldas, podía escuchar el sonido de su voz, tal y como lo había soñado desde la primera vez que la vio: dulce y encantadora.

-Con permiso-lo interrumpió alguien más, quitándolo del camino. Sorprendido y molesto a la vez, el hijo primogénito de Simone Kaulitz se preparó para insultar al idiota que acababa de sacarlo de su trayecto, hasta que se dio cuenta de que éste abrazaba a la mujer de sus sueños por la cintura. Aproximándose para darle un beso en la mejilla. A diferencia de lo que Tom esperaba, Frances se volvió contenta para corresponder el beso de aquél extraño, sonriendo abiertamente. Con sus esperanzas hechas pedazos, Tom sólo esperaba que a su hermano le estuviese yendo mejor que a él.

-¡Dorian!-exclamó una entusiasmada Frances, antes de girarse para abrazar por la cintura a aquél personaje que resultaba completamente desconocido para el extrañado Tom.

-Scarlett...-contestó una voz masculina, la misma que había hablado antes, en un tono tremendamente seductor que pareció encantarle a la delgada modelo pelirroja, quien sonreía entusiasmada entre sus brazos, sin prestarle atención al hombre detrás de ambos, el de las trenzas negras y el corazón hecho pedazos. Desde su mesa, los amigos de los gemelos se quedaron sin habla ante semejante situación.

1 comentario:

●•Scarlëtt•● dijo...

¿Dorian... Gray? Jajajajaja

¡Pobrecito Tom, ahora sí le bajaron la moral! :(

¿Qué se supone que está haciendo Bill en esos momentos exactamente?... ¡Dime, yo quiero saber que pasa con Alice!

Muy bueno

Besos!



S.K