14 de noviembre de 2011

Flama



Flama by Diana Harlu Rivera on Grooveshark 
 
 

Sutilmente, los ojos de intenso color verde bosque giraban de un lado hacia el otro, dejándose capturar por la cámara que, por más que arrancaba de ella decenas de imágenes diferentes, jamás dejaba de descubrir los apasionantes secretos de aquella figura espectral. Sin que tuviera que pedírsele, se giraba con toda gracia, haciendo ondear el vestido en torno a sí, el mismo que combinaba de manera perfecta con su tonalidad de iris. Risueña, hacia sonreír a todos los demás presentes en la habitación con el sólo roce de su encanto, el cual derrochaba a manos llenas. Carismática, jugaba haciendo toda clase de gesticulaciones, haciendo que las lentes no dejaran de destellar en torno a su enigmática y atractiva persona.

De cintura increíblemente estrecha, espalda menuda, brazos delgados pero fuertes, piernas infinitamente largas y definidas por el ejercicio, así como una vistosa cadera redonda, desde el primer paso que dio dentro del edificio captó la atención de cada uno de los seres humanos que se iba encontrando a su paso. Si a eso le sumábamos su aura imponente de poder y autoridad, así como su sonrisa de perlados y perfectamente alineados dientes blancos, engalanados por unos carnosos labios color rosa coral, era toda una bomba de atracción. La manera en la que caminaba, segura y radiante, rebosante de felicidad, no hacían otra cosa que volcar todas las miradas sobre sí.

De ninguna manera posible, dentro de todas las jugarretas del universo, imaginaba que, apenas días después, él vería la revista. Perfectamente sentado, sosteniendo el aparato de metal y cristal entre sus manos, el hombre de largas y apretadas trenzas negras contemplaba con la boca abierta el retrato perfecto de la criatura de pómulos altos, nariz pequeña y piel blanca como la porcelana. Estupefacto, dentro de su mente repentinamente no hubo espacio para otra cosa que no fuese la mujer de veintidós años y su fascinante imagen. En el sofá adyacente al del anonadado humano, su hermano menor lo observaba extrañado, preguntándose qué habría visto Tom Kaulitz en el iPad del vocalista de su banda.

-¿Quién?-inquirió Bill Kaulitz, arrebatándole a su colaborador musical y compañero de toda la vida su artefacto.

-¡Ella!-clamó Tom desesperado, poniéndose de pié. Por la parte de atrás del sofá, se aproximó apresuradamente al pelinegro que se encontraba aún sentado en su sillón, mirando atentamente a la mujer que no paraba de reírse con ellos, a pesar de que no los pudiera ver.

-Hmm... veamos... según esto se llama...-

-Frances Scarlett Umbrose-declaró una voz femenina, perteneciente a una criatura de largo cabello pelirrojo, ojos alargados y pestañas espesas. De pié frente a un mostrador, una asistente de la firma ELITE de modelos tomaba sus datos. Recientemente transferida de Australia, apenas había llegado al continente americano hacía un par de días y se encontraba en el cuartel general de la agencia más publicitada de modelos en el mundo entero.

Del otro lado del mostrador, una chica que iba pasando por ahí, en camino a una sesión de fotos con Victoria's Secret para su catálogo anual, se la quedó observando durante unos cuantos minutos, atraída de manera sobrenatural por la belleza abrumadora de la joven que se encontraba a pocos metros de ella. No fue sino hasta que ésta última se dio cuenta de que se le observaba, cuando levantó el rostro y, de manera tremendamente enigmática y, hasta cierto punto aterradora, le sonrió abiertamente.




2 comentarios:

●•Scarlëtt•● dijo...

¡Santo niño de atocha!… ¿Sí iba así?... creo que sí…

¡Ya llegaron los malos! ¡No, no, no! ¡Y el animal de Tom ya se emocionó! Ö ¡NO seas wey, Tom, ella no!... Pero sí serás… ¡Todo por tus hormonas!

¿Qué va a pasar?... :S

¡Sube pronto!

Besos!




S.K

JANDA/Alex dijo...

Oh por Dios!!...

¿QUE SIGUE?...Muero de la emocion...

Que te habia pasado nena, tiempo que no publicabas eh!!...

Saludos, Alex!!