20 de enero de 2012

Alienus

Alienus by Diana Harlu Rivera on Grooveshark 
 
 
-Bill, cariño… escucha- le rogó, siguiéndolo de cerca por el departamento desierto, deseosa de borrar del rostro de aquél hombre al que tanto amaba su expresión amarga-No sabía que esto pasaría. Tenía esperanza en que si Selick se daba cuenta lo feliz que yo era contigo ella finalmente aceptaría lo nuestro y todo podría ser…-


-¿Normal?- la interrumpió con una risa irónica, sintiéndose extraño al pronunciar el temido término- ¿Esa es la palabra que buscabas?-

-Amor, yo no…-intentó enmendarse Alice, sabiendo bien que se había equivocado.

-Sí, vamos. Dilo- la urgió Bill, sintiendo una lágrima resbalar por su pómulo derecho a causa de la rabia que le causaba aquella ridícula discusión. En el fondo, lo veía venir- Di que quieres que todo sea normal. Pero claro, las cosas no te funcionan porque yo no soy normal. Quizás si hubieras hecho “tu tarea”, como dice Selick, las cosas podrían salirte normales para variar. La palabra “normal” y yo no podemos ir juntos en una oración a menos que haya un “no es” en medio-

-Bill, por favor no te pongas así- le suplicó la humanoide, comenzando a sentirse desesperada. ¿Por qué pondría él palabras en su boca que ella no había dicho?

-No, es que no soy yo-exclamó el músico, al borde de la paciencia, sacando un viejo trauma- Es Briant. Es el perfecto Briant con quien deberías seguir casada. Yo a su lado soy mera basura-

-¿Te estás escuchando?-inquirió Alice, comenzando a dejar salir su coraje-Espero que sí, para que te puedas dar cuenta de que te estás sacando todo eso de la manga. Jamás dije eso-

-Pero lo pensaste- refutó Bill, mirándola con una sonrisa irónica en su rostro que a ella le estaba molestando bastante-Con eso me basta. No hay que ser adivino para entender lo que está sucediendo aquí... está claro que no soy lo que tu necesitas-

-Corazón...-

-¡No, no te atrevas a contradecirme!-le espetó él bruscamente-¡Sabes que tengo razón! Sabes que no podemos ser una pareja normal, que no podemos salir a la calle sin que los medios nos persigan. Eres perfectamente conocedora del hecho de que no soy cualquier persona y, por lo mismo, no puedo darte la vida común que tú desearías tener, ¡y lo siento! Pero yo soy así...-

-¿Podrías escucharme?-le gritó la humanoide en respuesta-¿Acaso te he pedido que me des cualquiera de esas cosas? ¿Te he dicho que quiero, como tú dices, una vida normal? ¡Recuérdame una vez que lo haya hecho! ¡Una!-

-¿Entonces qué quieres, Alice?-le reprochó Bill, acercándose a ella peligrosamente, de una forma bastante amenazadora que despertó en la criatura sus más antiguos instintos de protección-¡Dime qué maldita sea quieres! ¡Haber si así, por una sola vez, puedo darte lo que en verdad deseas! ¡Pídemelo! ¡Cuésteme lo que me cueste!-


2 comentarios:

Zaybet dijo...

Ándale! Y luego que no esté chillando ¡Eh! Lo que sea… ñaca ñaca

●•Scarlëtt•● dijo...

¡Andale!... Ya se están desgreñando los chamacos...

Pero si le pide, que le de, porque luego anda de miedoso xD

Yo que él, mejor no hubiera dicho nada... Bueno, sí xD