15 de enero de 2012

Aproxia


Aproxia by Diana Harlu Rivera on Grooveshark 
 
 

A partir de aquél glorioso momento en el cual llegó a coincidir con ella de una manera tan cercana, con la enorme posibilidad de volverla a ver según sus propias palabras, decidió que, de ahí en adelante, se dedicaría a cazarla con más fuerza de lo que lo había hecho antes. Hacía que Andreas intentara meterlo en campañas publicitarias en las que ella participaba, asistía a todo evento social con la iluminada esperanza de encontrársela allí, con su sonrisa coqueta enmarcada por esos labios rosa coral que tanto le gustaban, y poder volver a charlar con ella. No habían tenido un mal comienzo, así que no había razones para que ella no quisiera verlo de nuevo. Lo que Tom Kaulitz no sabía era que, contrario a lo que él hacía, Frances Umbrose buscaba razones para no encontrarse con él.

Como mejor amiga de Annya Nikova, la pelirroja ya había escuchado todo lo que un periodista de chismes hubiera amado oír como para escribir un libro acerca del enigmático Tom, quien ante la prensa resultaba tan hermético. Escondido tras la sombra de su banda, era difícil que los medios de comunicación supieran que cuando dormía solía ponerse a roncar ocasionalmente, especialmente cuando se encontraba muy cansado, y había que darle exactamente tres ligeros golpes en las costillas para que se callara. Esto, Bill se lo sabía de memoria, más a Nikova le sorprendió cuando lo notó y hasta, con toda sinceridad, le causó un poco de rechazo hacia el guitarrista, puesto que ella tenía el sueño tan ligero que la caída de un alfiler podía despertarla.

Chismes como aquél y otros más corrían por los oídos de Umbrose, quien no se inmutaba con ninguno y, sabedora de su misión como humanoide, escuchaba ávidamente sobre las extrañas peculiaridades del músico, quien cada vez le parecía más complejo e interesante, inclusive más que el resto de los humanos. Extrañamente, la mujer de iris color bosque sentía una inexplicable afición por estudiar los hábitos humanos, tratar de entenderlos y justificarlos fisiológicamente. Así, se entretenía de lo lindo escuchando acerca de la idiosincracia de Tom, más tenía que fingir que no le importaba en lo más mínimo y hasta llegar a hacer comentarios groseros al respecto con tal de tener a Annya contenta.

Desde su ruptura, cuando Tom decidió abandonarla por irse en busca de Frances, se había dedicado a calumniarlo de cualquier manera posible. El problema era, en realidad, que no tenía ningún poder de convicción hacia los demás, entonces sus chismorreos caían siempre en oídos sordos, como los de otras modelos o periodistas que no le creían una sola palabra. Tenía la reputación de ser tremendamente escandalosa, así que los medios ya ni siquiera se interesaban en saber lo que ella tenía que decir. Por otro lado, Frances sí que tenía la capacidad de embutir ideas dentro de las mentes de otros, gracias a la facilidad que tenía para justificarse a sí misma y a los demás, aparte de que defendía férreamentesus ideales. Así, por cada mentira que Annya plantaba, Umbrose se encargaba de soltar discretamente algún buen comentario sobre Tom, como lo caballeroso que era, lo bien que se comportaba en los eventos a los que asistían juntos y el carácter tan templado que se había formado en aquellos últimos años. De esa manera, la buena imagen del mayor de los hermanos Kaulitz crecía sin que éste se diera cuenta, patrocinado por la hermosa pelirroja que no dejaba de soñarlo cada noche.

Partiendo del último encuentro que habían tenido, en el cual Tom la había ayudado a escaparse de las garras del horrible Danny Fischer, y del trato que ambos se habían dado fingiendo que eran una pareja, la supuesta australiana había quedado aún más prendada de él. A pesar de que sabía bien que no podían encontrarse, pues ella siempre traía de cuidadora a Annya, ansiaba verlo en cada oportunidad que tenía y cada vez que llegaba a un lugar, por corta que fuera su estancia en él, lo buscaba con la mirada, oteando la distancia con la esperanza de encontrarse la mata de trenzas negras distinguiéndose a la distancia.

De esa manera, ambos enamorados luchaban por unirse, en contra de los obstáculos que Nikova les imponía silenciosamente, sabiendo que, un buen día, terminarían por hallarse sin más retos.

1 comentario:

Zaybet dijo...

Matemos a Nikova por el amor de Yisuscraisttt!!!!