29 de enero de 2012

Sorprendente


Sorprendente by Diana Harlu Rivera on Grooveshark 
 
 

-Tómalo por la raíz, hija...-

-Pero, padre...-

-No va a pasar nada malo, querida... recuerda que podemos reimplantarlo-

-¿Estás completamente seguro?-

-¿Es que alguna vez te he mentido, mi amor?-

-¡Alice!-gritó una voz que la aturdida criatura apenas pudo escuchar, sus oídos cubiertos por los recuerdos de momentos pasados que, súbitamente, no la dejaban en paz-¡Arranca el árbol! ¡Ahora!-

Jardín de Simone y Gordon
En silencio, la delgada criatura se aproximó al tronco de cubierta rugosa, superficie marrón y olor a tierra, sintiéndose mal por lo que estaba a punto de hacer. De un tirón, despegó por completo cada uno de los filamentos que conectaban al ser vivo que la humanoide tenía entre manos, levantándolo por encima de su cabeza. Frente a ella, Simone Kaulitz la miraba en silencio, los ojos abiertos como platos.

-Tenemos que hablar de esto- alcanzó a musitar la impactada mujer, sin darle crédito a lo que veía -Ahora-

Y fue de esa manera como Bill y Tom Kaulitz, cantante y guitarrista respectivamente de la banda alemana Tokio Hotel,  se encontraron sin haberlo planeado así en una de las múltiples salas de la lujosa y bien amueblada residencia de su madre, defendiendo a capa y espada a la novia del más jóven de los gemelos. Del otro lado de la casa, en una de las recámaras de invitados, la criatura intentaba hacer caso omiso de los comentarios hirientes que llegaban a sus oídos, luchando por bajar la intensidad con la que los escuchaba utilizando como herramienta los canales de la televisión que había en la recámara, cambiándolos tan rápidamente que difícilmente pudiera concentrarse en las palabras malintencionadas de la madre de los hermanos Kaulitz.
Comedor de Simone y Gordon

-Mi amor, ¡es una abominación!-exclamó Simone, ambas manos sobre la mesa, la expresión consternada y los ojos saltados a causa de la impresión.

-¡Es una persona, mamá!-le contestó su hijo menor, inclinándose hacia ella en su asiento en posición defensiva, sintiéndose ofendido por el término que su progenitora había usado para describir al ser que más amaba en el mundo.

-¡Tú mismo me acabas de decir que no es una persona!-alegó la madre, antes de referirse a su pareja-¿Qué dijo que era con exactitud, Gordon? ¿Un androide?-

-Una humanoide, cielo-respondió el padrastro de los chicos, el más calmado en la mesa junto con Tom.

-Lo que sea-expresó la exhaltada alemana-No es normal-

Simone Kaulitz*
-¿Normal?-se burló Bill, pensando en lo mucho que había llegado a aborrecer este término en aquella última semana-Mamá, ¿acaso yo te parezco un hombre normal?-

-Corazón, no hay que hablar de eso...-

-Contesta mi pregunta-le exigió el menor de sus hijos, observándola con su mirada más retadora, en espera de una respuesta.

-No, mi amor... sinceramente no...-suspiró la mujer, sabiendo bien que había metido la pata-Y es por eso que eres tan famoso... por ser original-

-Ahí está-contestó el cantante, sacando su faceta más feroz, frunciendo el ceño de igual manera que lo hacía su progenitora.

-¡Pero...! ¡Mi cielo...!-

-No hay "pero" que valga para mí-interrumpió Bill a la mujer que le había dado la vida-Yo sé que soy diferente y, por lo tanto, no podía pedir otra cosa que una mujer así, diferente. Yo la amo, mamá; como nunca había amado a nadie más en la vida y necesito que sepas que... ahora tal vez no podemos vernos juntos a largo plazo pero... ella va a estar conmigo, la quiero a mi lado-
Tras dos horas de larga discusión, en la cual la familia Kauliz Trüemper se había sumergido por completo en temas tales como ética y "lo que era correcto", finalmente Simone Kaulitz profirió un suspiro entre sus sonrosados labios, dando por terminada la conversación.

-Entonces supongo que está bien-emitió su veredicto final, alegrando el corazón de su hijo, el más pequeño.



*La fotografía utilizada pertenece a la actriz Juliette Binoche, a falta de fotografías de la madre de los gemelos, se buscó a una artista que guardara cierta similitud con ellos.

1 comentario:

●•Scarlëtt•● dijo...

¿ Abominación?

Pues, mi querida suegra postiza, esa "abominación" desvirginó a tu "bebé" xD

Chaz! Toda la odisea que se aventaron los Kaulitz