8 de abril de 2012

Multifacético


Multifacético by Diana Harlu Rivera on Grooveshark


-Sí... sí...-

-No... no, por favor...-

-¡Sigue...! ¡Sigue...!-

-¡Detente! ¡Ya!-

-¡Más...! ¡Más rápido!-

-¡Más despacito...! ¡Espérate!-

-Entonces... ¿Te veo después?-preguntó la primera voz, con su eterno tono tierno y mesurado, mientras se vestía lentamente.

-Por supuesto-repuso él, galantemente, mientras la observaba desde la cama matrimonial. 

-Te veo a las doce mañana-le espetó la segunda voz, a manera de orden.

-Aquí estaré-le contestó el hombre, recogiendo sus jeans del suelo.

Y así, Tom Kaulitz abandonó el departamento de Annya Nikova, su ex novia de hacía poco tiempo, minutos después de haber tenido sexo con ella desenfrenadamente, como acostumbraban cuando estaban juntos. La diferencia radicaba ahora en que llevaban cerca de un mes haciéndolo todos los días, a escondidas de la novia formal del guitarrista, la modelo australiana Frances Umbrose. Justamente esa mañana, acababa de estar con Umbrose, cuando le salió con que "tenía que llegar temprano al trabajo" para así poder escaparse y darse una vuelta por el lujoso pent-house de Nikova, con el firme propósito de pasar un par de apasionadas horas en la recámara de gusto vanguardista de ella.

A pesar de lo que se pudiera pensar, el músico no se encontraba en absoluto preocupado, "comiendo de dos platos al mismo tiempo" como solían decir él y su mejor amigo Andreas; de hecho, Andreas ni siquiera estaba enterado de que su mejor amigo, al que declaraba casi como un hermano para él, se encontraba "sirviéndose de su comida" o, en otros términos, teniendo sexo con su ahora novia. 

Después del incidente del café, el guitarrista había reflexionado y decidido que ese comportamiento únicamente le entorpecería las cosas en caso de que realmente quisiera volver a tener algo con Annya y mantener su relación con Frances al mismo tiempo. Por esto mismo, un par de días después de lo sucedido, contactó con el mayor de los hermanos Hoffman, con el asunto de pedirle una disculpa por su "terrible comportamiento", como él mismo refirió. De inmediato, el hombre de rubia cabellera aceptó las súplicas del hermano mayor de Bill Kaulitz, encantado de la vida. Desde entonces, tanto Andreas como la novia humanoide de Tom, vivían según ellos "en el paraíso", con sus perfectas relaciones funcionando a toda marcha mientras detrás de ellos, se vivía un tórrido romance pasional, basado puramente en sexo.

Desde el momento en que las cosas con Andreas quedaron solucionadas, Tom y Annya comenzaron a verse diariamente, ya fuese por la mañana o por la noche para "echarse un rapidito" o, en el mejor de los casos, se tardaban horas dándose placer el uno al otro, cada uno poniéndole diversas excusas a su respectiva pareja para poder desaparecerse un rato.

-¿Y cuando te vayas?-le preguntó Annya a Tom, un día que ambos se encontraban vistiéndose, alistándose cada quién para marcharse de regreso a sus propias obligaciones-¿Cuándo nos veremos?-

-No creo que para una modelo de talla internacional como tú, viajar a Europa sea un problema-respondió él-¿Me equivoco?-

-Para nada-sonrió la delgadísima criatura, encantada consigo misma. Le encantaba la manera en la que él la idolatraba-Tendré que sacarme campañas aleatorias de la manga o algo por el estilo-

-Así me gustas-replicó el músico, antes de propinarle a su sensual acompañante un beso en los labios-Bien, me marcho-

-Mañana a las tres, pasas por mí a Elite-le contestó la chica al hombre que ya se marchaba, colocándose su ropa apresuradamente.

-Eso se vería muy sospechoso, ¿No lo crees?-repuso el interpelado.

-Cualquier cosa, Andreas te mandó a recogerme-propuso Annya, mirándolo a través de sus desordenados mechones de cabello rubio.

-Mmm... me gusta la idea-confesó el mayor de los hermanos Kaulitz-Especialmente la parte en la que te recojo-

-Eres incorregible-replicó la rusa de último, riéndose en voz baja.