2 de abril de 2012

Puñal


Puñal by Diana Harlu Rivera on Grooveshark 
 
 

Brazalete de Frances
Para disgusto de su ya molesta novia, Tom Kaulitz se presentó a la residencia de los Umbrose hasta bien pasado el mediodía; exactamente, a las cuatro de la tarde con un ramo un poco marchito entre manos, así como una pequeña caja aguamarina de Tiffany's que contenía un brazalete plateado. Resignada para aquellos entonces, la hermana pequeña de Dorian Umbrose intentó comportarse complaciente con los regalos que su novio le había llevado, hecha a la idea de que con Tom las cosas no iban a llegar más lejos en cuanto a detalles se refería. Por su parte, se excusó diciéndole al mayor de los hermanos Kaulitz que no podía darle su regalo "tan temprano". De inmediato, éste captó la indirecta y con una sonrisa socarrona, tomó a la delicada criatura entre sus brazos, prodigándole un suave beso en sus labios aterciopelados.

-Tenemos que correr-expresó él, apenas había separado sus labios de los de ella.

-Ah, es cierto... el compromiso con Andreas...-replicó la mujer, sin mostrarse entusiasta-Vámonos ya; deben de llevar horas esperándonos-

-De hecho, nosotros tendremos que esperarlos a ellos-aclaró Tom, quitándole de las manos a Frances su ramo y la caja de su brazalete, para arrojarlos contra el primer sofá que vislumbró libre. Sorprendida ante semejante actitud de descuido, los ojos de la humanoide se abrieron enormemente, como platos; sin embargo, no quiso decir algo al respecto en un intento de no ser una molestia-Ella es modelo y Andreas dice que viene de la presentación de un producto en Irlanda; su vuelo se demoró-

-Comprendo...-musitó la humanoide-Bueno, vamos adelantándonos; no quiero que demos una mala impresión llegando tarde-

-Concuerdo contigo-le sonrió en respuesta el músico a su novia-¿Sabes? Te amo-

-Y yo a ti-sonrió ella por primera vez en largo rato, comenzando a sentirse bien. Tal vez se estaba tomando la fecha demasiado personal. Después de todo, era un día como cualquier otro... ¿No?-Ven, hay que apresurarnos-

-Tus deseos son órdenes-le contestó él entusiasta, tomándola de la mano para abandonar el edificio.

-¡Chicos!-exclamó una animada voz masculina, media hora más tarde, en un exclusivo café de Los Angeles, en el cual los dos amigos y sus respectivas parejas habían quedado de verse-¡Sí vinieron!-

-¿Y cómo íbamos a no hacerlo?-respondió Tom, poniéndose de pié para estrechar entre sus brazos a su mejor amigo, Andreas Hoffman, quien se aproximaba a él y su novia-¿Nervioso, viejo?-

-Sinceramente, sí... pero no por lo que tú imaginas. Ella... bueno, digamos que ya cayó-se jactó Andreas, aproximándose a Frances para saludarla con un sencillo beso en su mejilla.

-Así se habla-se enorgulleción el guitarrista de Tokio Hotel de su mánager-¿Y si no es ella, qué es lo que te tiene tan nervioso? Si se puede saber-

-Sobre eso...-balbuceó el rubio caballero nerviosamente, tomando lugar frente a su pareja de amigos-Tom... quiero que... por favor, no te enfades-

-¿Enfadarme de qué?-cuestionó el intepelado, volteando a ver a Frances con extrañeza.

-Es que... la chica que traje es...-

-¡Andy!-se escuchó una voz por encima del bullicio del café, que se encontraba repleto de parejas de enamorados-¡Ahí estás, amor!-

-¡Anny!-replicó con entusiasmo la voz del mayor de los hermanos Hoffman-¡Chiquita, creí que no llegarías!-

-¿Y perderme la oportunidad de pasar algo de tiempo contigo? ¡Ni loca!-expresó la rubia criatura que se aproximaba al trío. Súbitamente, ésta detuvo su camino en seco, como si hubiese visto algo que la apantallase en exceso-Oh... hola-

-Hola...-contestaron tanto Tom como Frances, tan sorprendidos como la invitada de Andreas.

-Tom, Frances...-los llamó el nervioso hermano de Phoebe-Ésta es...-

-Annya Nikova-replicaron los dos al mismo tiempo.

-Mi ex novia-comentó Tom, con la boca abierta a causa de la impresión. 

-¿Tú...?-

-Salgo con ella desde hace dos meses, hermano...-se explicó Andreas, temeroso.


1 comentario:

●•Scarlëtt•● dijo...

¡Chíngale! ¡Qué bueno! ¡Qué bueno! ¡Eso le pasa por maldito!...