5 de octubre de 2011

Blair




-Excelente excusa...-congratuló el hombre de cabello entrecano a la mujer de brillante cabello pelirrojo apenas hubieron salido por la puerta que conectaba la sala de juntas con el obscuro pasillo en el cual él anteriormente se encontraba sentado, mientras el petulante de su marido y el resto de los accionistas deliberaban.

-No es una excusa: realmente siento curiosidad por tus experimentos-lo contrarió ella, caminando a paso veloz a pesar de los altos tacones negros que llevaba puestos. Casi corriendo, Watts luchaba para alcanzarla-Más cuando tomaste...-

-Tú me la obsequiaste-puntualizó él, antes de que ella siguiera hablando.

-¡Cuando estábamos juntos!-chilló ella, perdiendo el control durante un momento. Al darse cuenta de esto mismo, se detuvo en seco, frenando su acelerada marcha, hasta que se sintió recompuesta de nuevo. Una vez que sintió sus emociones de nuevo en control, volvió a caminar, un poco más lento esa ocasión. Condescendientemente, él procuró no mirarla durante todo el tiempo que duró aquél espectáculo-De todos modos me gustaría verla-

-Como desees-repuso él, un poco más calmado, avanzando al mismo paso de ella, los pasos de ambos resonando a través de los corredores desiertos, hasta que llegaron al punto donde comenzaba el laboratorio del doctor Anderson Watts. Ahí, todos los jóvenes que se encontraban trabajando en diferentes tareas se quedaron pasmados tan pronto atisbaron la imagen gloriosa y atractiva de la doctora Alexis Blair, la cual pretendía no darse cuenta de la fascinación con la que la observaban los estudiantes de Watts.

-¿Se les perdió algo?-le espetó Watts a sus estudiantes, los cuales de inmediato bajaron la mirada, avergonzados-Sigan en lo que estaban...-

Ante tales palabras, todos los subordinados de Anderson Watts continuaron con sus respectivos trabajos y, una vez que todo pareció de nuevo en orden, tanto Watts como Blair se echaron a andar de vuelta en dirección a la recámara en la cual tenían resguardados a los cuatro proyectos pertenecientes al equipo de investigación del doctor Anderson Watts, especialista en genética y desarrollo humano.

-Alexis...-

-No tengo tiempo para esto, Anderson-lo interrumpió la mujer, colocando su mano en la manija de la puerta-Sabía que saldrías con cosas como estas...-

-Es que... me gustaría hablar contigo-

-¿Ah sí?-repuso ella, pasando por alto el tono entristecido con el que él le había hablado-¿Pues sabes qué? Es tarde. Treinta años tarde...-

Así, sin darle más tiempo a que él le replicase algo más, la mujer abrió la puerta frente a ella, observando con los ojos abiertos como platos y una enorme sonrisa a la primera criatura que vislumbró: de piel increíblemente pálida, tremendos ojos verdes y hermoso cabello pelirrojo.

-Hola...-murmuró intimidada Alexis Blair, observando absorta al ser que tenía frente a sí.

-Hola-contestó el espécimen con una suave voz, clara y perfecta.


3 comentarios:

●•Scarlëtt•● dijo...

Creo que aquí… hay gato encerrado…

A la mejor sí, a la mejor no… pero algo ya no me cuadró aquí, ¿Por qué ella le dio a esa, que si no estoy mal; es la famosa “Priscy”?
¡Algo anda mal!...¿O estoy paranoica?
Pero muy bueno, sobre todo el “¿Se les perdió algo”? jajaja. Hiciste que me acordara de mi mamá

Besos!



S.K

JANDA/Alex dijo...

HOLA!!...

Creo que moriré de ansiedad por éstos capítulos tan cortitos!!...^^...

Que tal Harl??...Cómo has estado nena??..

Ya se que parece que andara medio perdida pero en realidad estoy en las sombras siguiendo muy de cerca todas tus entradas...que puedo decir??...Me gusta mucho el tema de la historia y aunque ahora los horarios los tengo tan recortados por tOOOdo lo que debo hacer, siempre me saco el espacio para actualizarme con tu blog y el d las otras nenas cuando publican algo ok!!...

Muchos saludos, espero que estes muy bien y FIGHTING con este proyecto!!

Alex/JANDA!!...^^

Zaybet dijo...

Chales! O sea que se regalan Humanoides o qué ondas